Apestosin es un mostro muy pero muy maloliente y feroz, se mueve como una serpiente y lo puedes encontrar en tu sótano! Le gusta meterse en cajas y dormir por largos tiempos, por lo que sabemos no le gusta que lo despierten y tampoco que se le acerquen.

Creo que seria mejor dejarla dormir y jugar en otro lugar, de igual forma el sótano siempre es un lugar aterrador. Y tal vez pueda llevarse bien con otros mostros del sótano, así no se sentirá tan sola mientras toma una laarga siesta.

Descubierto por: Freily Torres (11 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Apestoso

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros apestosos

Aspergos

Aspergos

Aspergos el apestoso, muchos dicen que viene de familia de osos, malhumorado y poco amistoso, vive en las profundidades de los pozos, poco visible y poco feroz, este mostro es un glotón, cuando come mucho se infla como balón y rueda y rueda cuando se oculta el sol. Descubierto por: Sebastian Yair Bernal Marrugo (11

Ecrino Pestífero Glotonio

Ecrino Pestífero Glotonio

Los ecrinos son terribles: maleducados, caprichosos, desobedientes... Sus pies huelen fatal y se vuelve loco por el queso, cuanto más apestoso, mejor. Pero un ecrino puede ser el amigo más divertido y cariñoso. Si tienes la suerte de tener un ecrino escondido en tu cuarto, tendrás que tener todo bien ordenado, porque suele esconderse en

Toriente

Toriente

Toriente es un grandote entre los mostros, no muy feroz con sus grandes cuernos pero si muy apestoso.. Pero no por eso deja de ser alguien muy amigable y con quien podrías jugar toda una tarde sin darte cuenta; es por eso que Toriente se encuentre en las cajas de arena de los parques. Le

Aeroalientosaurio

Aeroalientosaurio

Este mostro vive en los techos y vigila de noche, de sus ojos brillantes ni el más pequeño se esconde… apestoso para muchos, aunque no lo suficientemente para él,  ¡¡¡Aeroalientosaurio es un mostro que temer!!!. Cuando sacude sus alas a todos espanta, ni el más valiente queda en pie para enfrentarlo,  puede gruñir con gran