Aspergerus Tormentium, amigable garabato, parte tierno, parte ingrato, un día puedes verlo, otros ni aparece… Un poquito gruñón, con problemas de genio, especialmente porque sus pies apuntan en sentido interno. Tiene tres ojos, y cuatro brazos gigantes pero amigables, piel de papel y manchas de lápiz de color, odia los borradores, en especial los grandotes, se encuentra entre los pupitres y asusta a los chicos que no hacen sus tareas.

Descubierto por: Sebastian Yair Bernal Marrugo (9 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Cartagena, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Escurridizo

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros escurridizos

Estarlufius picalufius

Estarlufius picalufius

Este mostro volador y brillante se esconde entre los fuegos artificiales de Año Nuevo. En algunos sitios se lo ve también en Navidad o en la noche de San Juan. Le encantan los petardos y las explosiones, y cuando acaban, desaparece tan rápido como vino. Puede ser un mostro divertido, pero cuidado si pierde el

Posted
Macabrus Estuendus

Macabrus Estuendus

Cuando de mostros tiernos hablamos, Macabrus Estuendus es el primero. De lejos parece un lindo muñeco de tela, pero cuando te acercas salta y corre como candela, es muy amistoso y se ve muy juguetón, pues vive entre peluches y parece un melocotón. Descubierto por: SARA (8 años) Nivel: mostrólogo junior Ubicación: Bogotá, Colombia FICHA

Paracolo

Paracolo

Paracolo  es una extraña y escurridiza broma del mundo de los mostros, aunque es una entrañable criatura, él quisiera asustar terriblemente a todos los que pueda, pero si algo le parte el corazón es ver llorar a los niños de noche, a esos chiquitines a los que les cuesta dormir. Los acompaña hasta que se

Fuguis

Fuguis

Este feroz escurridizo escupe fuego, no se deja ver de casi nadie, es difícil de encontrar y vive en tierras áridas por lo regular, a Fugis hay algo que le encanta más que cualquier otra cosa, derretir helados en las manos de los niños, la mantequilla y la miel sobre panqueques, aunque después se arrepienta