Puede que este mostro tenga una apariencia amigable pero no lo es muchas veces, deberías tener un poco de cuidado cuando te lo cruces, que usualmente podrías verlo en tu jardín, ya que le gusta comer flores, un poco extraño pero es algo que le parece delicioso al parecer,  y cuando lo miran por hacer esto se enoja y se vuelve un mostro muy feroz! Asi que seria mejor que lo dejes comer en paz.

Es muy común verlo y creo que no podrías confundirlo con esos grandes colmillos para devorar flores y con esos brillantes colores rosa y azul, por lo que te sugiero que amablemente le des una pequeña flor y lo dejes comer en paz, puede ser muy amistoso si no se enfierece.

Descubierto por: Valentina (8 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Cartagena, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Apestoso

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros apestosos

Mostro 5 cabesas

Mostro 5 cabesas

¡Mostro 5 cabesas! entrañable, cariñoso y agradable apestosin, ¡es un gran amigo en ocasiones cuando se viene el estornudo!, no es por exagerar, pero cuando de monstruos intrépidos se trata, este apestoso azulado es el mejor, aunque puedes llevarte un susto inmediatamente lo conoces, es posible que jamás quieras volver a separarte de él, es

Terrorofic

Terrorofic

Algo peor que asustar y ser poco amistoso, es ser un mostro apestoso!! Y Terrorofic tiene estas tres cualidades, por eso ningún mostrólogo lo ve muy a menudo, pero los pocos que si, afirmar que viven cerca de las basuras en los parques; comiendo un poco de ahí, y no creo que le importe mucho

Ridiculus Alergicus

Ridiculus Alergicus

Ridiculus Alergicus, qué monstruo más raro, amigable y apestoso como un catarro, no es broma, es extraño que tu amigo monstruoso pueda hacerte dar un brinco, tal vez por lo apestoso, o quizás por lo incómodo que resulta, jugar con esta entrañable criatura y que te pegue sus alergias, porque si no lo sabes aquí

Lipiropo risas

Lipiropo risas

Este mostro apestoso, no es tan apestoso. Es más bien... desordenado. Vive en los placares llenos de ropa desordenada, y se alimenta de calcetines sin pareja, camisetas descoloridas y chaquetas apolilladas. Se va haciendo grande y más grande con el tiempo, hasta que apenas puede esconderse en los estantes. Entonces, por la noche, necesita abrir