Colorido es un mostro muy particular, y esto se debe a las grandes puas que tiene por encima de su cabeza, no parecen poco inofensivas pero además de esto hacen muchisimo ruido si las choca con alguna pared o superficie dura.

Pero esto no te podría hacer daño siempre que lo veas, ya que este mostro que se caracteriza por su unico ojo rojo derecho y una cicatriz en el otro y que le gusta comer cualquier cosa con pinchos, pero no siempre mantiene ese gran tamaño ya que la mayoria de tiempo es pequeño y muy inofensivo y al chocar sus puas, el chirrido de estas casi no se puede escuchar. Así que ten cuidado porque aunque tus odios no sufran, puede que un día no lo notes y puedas pisarlo! Y con esas puas no creo que tu pie resulte ileso.

Descubierto por: Mariana Agudelo Vargas (7 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Bogotá, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Atronador

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros atronadores

Mauricio

Mauricio

Mauricio es un amigo muy azul y demasiado amistoso, es por eso que es uno de los atronadores mas comunes de todos, que no son feroces ni te asustan tampoco. Pero no todo esta bien con él, ya que le encanta silbar y lo hace con muchísima potencia y volumen, así que es muy divertido

Telebroso

Telebroso

Este mostro atronador, aparece a la hora de la siesta, especialmente en verano. Cuando todos los adultos están dormidos, aparece sigiloso a atemorizar a los chicos aburridos. Cierra las puertas de golpe, provoca crujidos... a veces hace ruiditos casi imperceptibles... o te mueres de miedo, o despierta a los mayores y se arma la gorda.

Samot

Samot

¡Samot... Samot! Este gigantón atronador, tiene una peculiaridad, no hay canción que no se sepa en la ducha, vive en las esponjas de los baños, y aveces se le encuentra en el aire acondicionado, le encanta comer jabón, tiene dientes grandes y un pésimo sentido del humor, especialmente cuando la espuma se le mete en

Golemitas

Golemitas

Estos mostros abusones, van habitualmente en grupo (como todos los abusones). Hay uno que manda, pero los demás lo siguen sin rechistar. Son malos, malísimos. Son atronadores, pero porque sus rayos de maldad hacen saltar de miedo a cualquiera, o al menos, hacen doler los tímpanos. Lo bueno es que se los ve venir, porque