Este redondo amigo, es un escapista nato, y aunque sea un poco grande es bastante ágil gracias a las fuertes garras que tiene en brazos y piernas y así correr mucho mas rápido. Pero esto no es todo ya que es de los escurridizos mas feroces que hay y en verdad no sabemos el porque, tal vez no le gusta que lo interrumpen mientras come su comida favorita los bastones de caramelo.

Así que ten cuidado si lo encuentras en su lugar favorito, las alacenas de casas grandes y alguna que otra casa pequeña, depende de que tan cálido esta. Entonces recuerda que no enfrentarlo ya que podría confundir tu dedo con un bastón de caramelo si se molesta.

Descubierto por: Karen (10 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Bogotà, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Escurridizo

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros escurridizos

Grotofers

Grotofers

Si ves a alguno de tus papás, fregando el lavaplatos, la bañera, la pared del baño o el piso, una y otra vez, tratando de sacar una mancha horrible y escurridiza, que se resiste a ser removida, es porque Grotofers está más presente que nunca. Le encanta jugar bromas, en especial cuando a nadie le

Topmodelistacia

Topmodelistacia

Topmodelistacia es una de las mostros mas fashionistas y mas aterradores que puedes ver. Siempre esta vistiendo a la moda y con su gran sonrisa y su único ojo, es alguien que no olvidas con facilidad; pero además de esto le encantan los sombreros y trajes muy coloridos. Pero por algún motivo, a este mostro

Comelonius

Comelonius

Los comelonios dan verdadero miedo. Se comen todo, TODOOOO. Se comen tu porción de postre favorito, esa golosina que guardas para un momento especial... Cuando crees que tu merienda está a salvo... ¡Zas! se la comieron. Tienen unos dientes pequeños y filosos, y van en grupo, para no dejar ni una miga. Y lo peor

Gelatiniusbabos

Gelatiniusbabos

¡Gelatiniusbabos escurridizo! Prepotente, salvaje y baboso monstruo loquito… Algunos monstruos nacen de cosas inimaginables, mocos, charcos, mugre y de la cera de elefantes, pero este acechante rojizo viene de lo que menos piensas, de las sobras de gelatina que dejaste regada en la lonchera, o sobre las mesas, !o en el mismo suelo!,  así como