Así como su hermano Mauricio, le encanta ser un atronador y hacer mucho ruido, es por eso que comparte con su hermano la potente voz que tiene, pero a diferencia de su él, a DID le encanta cantar, es mas que un hobby y algo que hace todo el día, pero como era de esperarse, a veces la potente voz de DID no le permite ser un mostro que pase desapercibido ya que todos lo miran pero de manera curiosa.

Pero al final de todo a todos sus amigos les encanta como canta y que buen dúo hacen con su hermano cuando cantan en los parques por la tarde. y aunque son mostros muy parecidos! DID afirma que el es mas azul y es mas amable que su Mauricio.

Descubierto por: Karen (10 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Bogòta, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Atronador

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros atronadores

Estomagrintus

Estomagrintus

Este pequeño mostro siempre anda en manada, o bandada... osea en grupo. Se lo confunde con pelusas, o mocos... es mono, pero bastante asquerosito. No es que sea malo, va mucho a la suya. No es tampoco especialmente amigable... ¡ya tiene muchos amigos igualitos a él! Cuidado, porque a veces provoca alergia (como a Alex).

Mauricio

Mauricio

Mauricio es un amigo muy azul y demasiado amistoso, es por eso que es uno de los atronadores mas comunes de todos, que no son feroces ni te asustan tampoco. Pero no todo esta bien con él, ya que le encanta silbar y lo hace con muchísima potencia y volumen, así que es muy divertido

Afechanticus

Afechanticus

¿Has visto alguna vez a un monstruo que cante mejor que cualquiera? Es difícil, nosotros lo sabemos, y Afechanticus no es el mejor, pero jamás se rinde, le encanta cantar con los grillos y hacer duetos interminables, así que si quieres dormir tranquilo más te vale cerrar puertas y ventanas por la noche, es el

Tentacolorus

Tentacolorus

Este enorme mostro colorido vive en el fondo de los armarios. Se cubre de la ropa desordenada de los estantes y los cajones y se alimenta de calcetines, pañuelos y camisetas gastadas. Crece y crece sin límite, hasta que mamá lo descubre o hasta que se cae del armario al abrir la puerta, de puro