Así como su hermano Mauricio, le encanta ser un atronador y hacer mucho ruido, es por eso que comparte con su hermano la potente voz que tiene, pero a diferencia de su él, a DID le encanta cantar, es mas que un hobby y algo que hace todo el día, pero como era de esperarse, a veces la potente voz de DID no le permite ser un mostro que pase desapercibido ya que todos lo miran pero de manera curiosa.

Pero al final de todo a todos sus amigos les encanta como canta y que buen dúo hacen con su hermano cuando cantan en los parques por la tarde. y aunque son mostros muy parecidos! DID afirma que el es mas azul y es mas amable que su Mauricio.

Descubierto por: Karen (10 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Bogòta, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Atronador

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros atronadores

Frigo Cubiterus

Frigo Cubiterus

Es un mostro muy tranquilo, de hecho, muchas veces pasa totalmente desapercibido. Siempre está como hivernando y se alimenta de sobras de comida, esa que queda en los tuppers del fondo de la nevera, o de lechuga arrugada, o mayonesa. El problema es que es un mostro alérgico, y cuando hay mucha pelusa, se congestiona

Telebroso

Telebroso

Este mostro atronador, aparece a la hora de la siesta, especialmente en verano. Cuando todos los adultos están dormidos, aparece sigiloso a atemorizar a los chicos aburridos. Cierra las puertas de golpe, provoca crujidos... a veces hace ruiditos casi imperceptibles... o te mueres de miedo, o despierta a los mayores y se arma la gorda.

Amtorilo

Amtorilo

Este mostro atronador es muy ruidoso, y todo es debido a sus grandes alas! Son tan duras que al chocar hacen un chirrido muy fuerte además de su gran tamaño y aspecto de insecto. Es así como se convierte en uno de los mas molestos de los mostros atronadores. Se sabe que vive en la

Golemitas

Golemitas

Estos mostros abusones, van habitualmente en grupo (como todos los abusones). Hay uno que manda, pero los demás lo siguen sin rechistar. Son malos, malísimos. Son atronadores, pero porque sus rayos de maldad hacen saltar de miedo a cualquiera, o al menos, hacen doler los tímpanos. Lo bueno es que se los ve venir, porque