Los ecrinos son terribles: maleducados, caprichosos, desobedientes…
Sus pies huelen fatal y se vuelve loco por el queso, cuanto más apestoso, mejor.
Pero un ecrino puede ser el amigo más divertido y cariñoso. Si tienes la suerte de tener un ecrino escondido en tu cuarto, tendrás que tener todo bien ordenado, porque suele esconderse en las zapatillas sucias, o debajo de la cama, pero tendrás el mejor compañero de aventuras.
Sabe dibujar y es campeón de eructos y desastres varios.

 

Descubierto por: Catalina Abad (6 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Argentina

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Apestoso

ferocidad: 
asustancia: 
apestosidad: 
visibilidad: 
tamaño: 
amistosidad: 

Más mostros apestosos

Ridiculus Alergicus

Ridiculus Alergicus

Ridiculus Alergicus, qué monstruo más raro, amigable y apestoso como un catarro, no es broma, es extraño que tu amigo monstruoso pueda hacerte dar un brinco, tal vez por lo apestoso, o quizás por lo incómodo que resulta, jugar con esta entrañable criatura y que te pegue sus alergias, porque si no lo sabes aquí

Apestocitico

Apestocitico

Todo mostro tiene una especialidad o habilidad especial , pero Apestocitico va mas allá de esto ya que tiene varias habilidades, mas concretamente dos muy increibles. Por una parte esta el mal olor que expele de su cuerpo, a través de un liquido pegajoso que desprende de sus brazos que huele espantoso cuando se siente indefenso

Raminacos

Raminacos

Raminacos, este apestoso cabeza de calabaza es un gracioso compañero, con sus lentos movimientos sacude su pequeña falda, cuando hace esto apesta todo a su alrededor, curiosamente lo hace cuando está asustado, jamás se pensaría que un mostro se asusta pero este pequeño es así, puede aparecer por ahí si eres muy desordenado. Descubierto por:

Plantoteto Chuchonoso

Plantoteto Chuchonoso

Que una planta escupa semillas es molesto, pero que escupa semillas apestosas y pegajosas es aún peor, Plantoteto es una planta amargada y jocosa en ocasiones (sólo cuando ella se divierte), tiene la facultad de ocultarse entre las otras plantas para molestar y asustar a los exploradores con gran ferocidad, escupe sus bombas fétidas sobre