Si has visto a un gusano gigante en las sobras de tu comida, seguramente es que se te olvidó tirarlas en la basura, y si de monstruos poco amigables y temibles se trata, Examobulo es de los más conocidos, él se va a devorar todas las sobras de un golpe, es tan apestoso como no imaginas y su aliento es tremendamente feo, tanto como el susto que te podrías llevar. Lo verás si dejas en el suelo los alimentos que no te quieres comer, así que mejor deja tus desechos en la basura, donde corresponde… ¡Así podrás merendar tranquilo!

Descubierto por: Yeraldin (11 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Aponte, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Apestoso

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros apestosos

Pedruzco Peludon

Pedruzco Peludon

Pedruzco Peludon es un mostro saludon, este gigante quejoso, vive entre el queso más añejo, pues él piensa que eso lo aleja de volverse viejo. Con su corona de princesa le gusta mucho comer cerezas y postres de frambuesas, no es tan feroz ni asusta tanto, pero si lo ves de sorpresa pareceras su presa,

Peronosaurio

Peronosaurio

Si de mostros apestosos se trata, Peronosaurio seria un gran competidor entre los mas olorosos, y aunque parezca inofensivo en verdad es feroz, pero todo esto no es por su aspecto; que aunque sea algo extraño y tenga tres grandes ojos rojos, se debe a su increíble principal habilidad... Escupir un gas toxico de un

Pastel Monstroso

Pastel Monstroso

Uno de nuestros postres favoritos es el pastel. Pero aunque Pastel Monstroso parezca delicioso y sea muy pequeño, no le gusta que quieran comer de él, así que es un mostro muuy apestoso cuando se defiende. Ten cuidado cuando le quieras  hablar porque si se entera de que lo quieres comer dejara de ser pequeño y triplicara

Toche

Toche

Toche tiene bajo su tronco largo y felpudo, una cabeza gigante como un muñeco de lana, en vez de orejas tiene un dedito de cada lado, unos dientes disparejos y un ojo malcriado, una ceja crespa y un aliento  bastante pesado, le gusta esconderse entre la ropa, adora los abrigos largos y pesados, y cuando