Firedia es un mostro de gran tamaño! pero no te dejes engañar por su linda apariencia y agradable aroma, no es alguien muy amigable y en verdad es muy feroz. Con sus alas y con la temible habilidad de escupir fuego! nadie quiere hablarle mucho ya que temen quemarse y su gran tamaño y dientes afilados no dan una buena primera impresión.

Se desconoce donde vive este mostro ya que la mayoría de tiempo se le ve volando cerca de las nubes, y por desgracia no tiene muchos amigos para conocerla mejor,  pero tal vez en un futuro sepamos mas de ella.

Descubierto por: Freily Torres (11 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Escurridizo

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros escurridizos

Aspergerus Tormentium

Aspergerus Tormentium

Aspergerus Tormentium, amigable garabato, parte tierno, parte ingrato, un día puedes verlo, otros ni aparece... Un poquito gruñón, con problemas de genio, especialmente porque sus pies apuntan en sentido interno. Tiene tres ojos, y cuatro brazos gigantes pero amigables, piel de papel y manchas de lápiz de color, odia los borradores, en especial los grandotes,

Glotonio Gritonio

Glotonio Gritonio

Glotonio Gritonio es un mostro muuy grande! pero no pienses que es lento, porque se gana su titulo como mostro escurridizo, y es que aunque pareciera tener muchas puntas por todo su cuerpo en verdad todo esto es pelo rojizo que parecen pinchos. Aunque no lo creas es muy amistoso, y es porque tiene dos

Peretauro

Peretauro

A Peretauro casi nadie la ve, ya que siempre esta haciendo sus jugarretas a los demás mostros y huye rápidamente. Ademas de esto, no es muy feroz pero no muchos quieren perseguirla porque.. bueno, también apesta. Vive en pequeñas cuevas que encuentra por los bosques y de ahi saca su peste, ya que le gusta

Gayinaré

Gayinaré

Este mostro escurridizo y tímido parece una cruza de gallina y yacaré. Vive debajo de la camas, como algunos Ecrinos. Le espanta la luz y duerme todo el día, pero lo pierde su curiosidad. Se alimenta de calcetines olvidados y suele masticar las zapatillas de andar por casa. Puedes ni enterarte que vive allí, a