Este mostro en especifico es un poderoso apestoso, ya que con unas estadísticas muy altas, lo hace un temible gigante. Pero no solo esto destaca de él, ya que le encanta expeler gases muy fétidos con su característico grito “FOR FER FOY” lo cual le parece gracioso pero recuerda reírte de esto ya que sino te parece graciosa esta broma puede convertirse en un mostro demasiado feroz para controlarlo!

Y aparte de esto… No te intimida tan solo con mirarte con ese gran rojo ojo? Así que ya estas preparado para el momento que te lo encuentres, que usualmente es en los parques en la zona de basuras, tiene una cierta atracción hacia ella y se cree que de ahí viene su poder.

 

Descubierto por: Juan Mendez (5 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Bogotà, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Apestoso

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros apestosos

Mostropon

Mostropon

Mostropon es un fisgón, este alocado patas de pato no es más que un ser ingrato, tan apestoso como un gran oso es el poco feroz mostrozo, vive en el lavaplatos y hace garabatos con crayolas que se pierden, se alimenta lamiendo platos o eso cuentan los relatos. Descubierto por: Marlon Stiven (10 años) Nivel:

Bañeraspleitus

Bañeraspleitus

Si sientes un olor fuerte, cochino y nauseabundo es porque Bañeraspleitus se ha metido en tu casa, una ballena diminuta maloliente y silenciosa, casi invisible, que te hará sufrir. Le encanta comer el papel higiénico que lanzas al inodoro, tanto que cuando se llena, puede devolverlo todo, y eso es un desastre!!! Tal vez sea

Globotire

Globotire

Cuando crees que un mostro apestoso no puede ser peor llega Globotire, ya que no es solo apestoso, sino que su ferocidad es mucho mas alta de lo que parece y todo esto se debe a que Globotire no  puede hablar, por lo que le es muy difícil comunicarse con otros mostros y mostròlogos, así

Temerificus orriblicus

Temerificus orriblicus

Aunque su nombre da un poco de miedo, este apestoso mostro no es más que un juguetón amigo. Vive en los cajones de los zapatos mordiéndolos y enredando sus cordones. Cuando no encuentres alguno de tus zapatos Temerificus Orriblicus estará jugando con él en algún rincón de tu casa. Descubierto por: SARA (8 años) Nivel: