Este mostro es un poco impredecible, no te asustes por sus grandes ojos amarillos o su lengua ya que es bastante gruñón pero depende de que quien se trate, ya que con la mayoría de personas y amigos es muy amable. Se cree que el hecho de su alta ferocidad es porque algunos se burlen de su nariz y tal vez eso lo moleste mucho, así que no lo hagas, puedes herir sus sentimientos!

Es común encontrarlo viviendo en las duchas y aunque no es tan pequeño le encanta el agua y dicen que es muy limpio, así que adelante!! Charla con el cuando te lo encuentres y muy probablemente en poco tiempo sean amigos.

Descubierto por: Juan Jose Castañeda (6 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Medellín, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Atronador

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros atronadores

Grinotaurio iluminado

Grinotaurio iluminado

Este mostro es evidentemente del tipo atronador. Es TAN gritón y escandaloso que no pasa para nada desapercibido. La primera vez que grita en tu oído, asusta bastante, pero luego, más bien da ganas de salir corriendo del dolor de cabeza. No es un mostro muy dañino aunque tiene dientes filosos, porque para morder debería

DID

DID

Así como su hermano Mauricio, le encanta ser un atronador y hacer mucho ruido, es por eso que comparte con su hermano la potente voz que tiene, pero a diferencia de su él, a DID le encanta cantar, es mas que un hobby y algo que hace todo el día, pero como era de esperarse,

Atronafechante

Atronafechante

Cuando te cruzas con Atronafechante, podrías creer que es una mostros mas amigables que puedas encontrar con esa gran sonrisa en su rostro y su lindo color rosa, pero no es así! En realidad ella es de las mas feroces y ruidosas de todo el gran libro. Y por si fuera poco, su gran tamaño

Trisolivan

Trisolivan

A los mostros atronadores les encanta gritar y hacer mucho ruido! pero no todos pueden rugir de tal forma que te tiemblen las piernas al momento de escucharlo, por eso Trisolivan es uno de los mas temibles y feroces entre todos,  y tal vez su tamaño es lo que potencie su grito. A él se