Este mostro escurridizo, vive detrás de los espejos.
Parece una lagartija porque pierde su cola fácilmente.
Es muy presumido y no le gusta nada nada estar sin cola, por lo que mientras la recupera, suele ponerse cualquier cosa en lugar de cola. Esta habilidad le sirve también para camuflarse entre los reflejos de la la habitación.
Este mostro sabe mucho de combinar estampados, telas y complementos.

 

Descubierto por: Llorenç Smith (8 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: España

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Escurridizo

ferocidad: 
asustancia: 
apestosidad: 
visibilidad: 
tamaño: 
amistosidad: 

Más mostros escurridizos

Dinopisisaurio

Dinopisisaurio

Este mostro escurridizo y solitario vive en el laberinto de las cañerías de cualquier casa. A veces vive allí durante años y nunca se deja ver ni oir. Pero otras veces, en sus idas y venidas, puedes oir sus gorgoteos desde la alcantarilla del patio o cuando se va el agua de la bañera. Vive

Posted
Maricosa

Maricosa

Este pequeño mostrito escurridizo y colorido parece una mariposa, pero no lo es. Vuela haciéndose la disimulada, escuchando todos los secretos que pilla con sus antenitas. Es muy malpensada y no duda nada en ir y contar todo por ahi. Murmurando los secretos robados con mala intensión, provoca peleas y malentendidos. Es un mostro pequeñito

Posted
Gelatiniusbabos

Gelatiniusbabos

¡Gelatiniusbabos escurridizo! Prepotente, salvaje y baboso monstruo loquito… Algunos monstruos nacen de cosas inimaginables, mocos, charcos, mugre y de la cera de elefantes, pero este acechante rojizo viene de lo que menos piensas, de las sobras de gelatina que dejaste regada en la lonchera, o sobre las mesas, !o en el mismo suelo!,  así como

Cuadraditis Arboreos

Cuadraditis Arboreos

Estos amistosos pequeñitos, escurridizos e inconformes, comen chocolate hasta reventar, también les encanta el cereal, sobre todo si tiene chispas de galleta achocolatadas, si se caen al suelo no les importa. Procura que no se caiga nada de tu boca pequeñin, Cuadraditis Arboreos incluso aparece en tu maletín, en busca de galletas o algún viejo