Macfelcus es una mostro muy especial, ya que parece una inofensiva niña pero en realidad es muy terrorífica porque con sus grandes coletas de te puede enredar y asfixiar. Así que anda con cuidado porque a veces no mide muy bien su fuerza de esos múltiples brazos que tiene.

Pero no creas que ella es solo un mostro sombrío muy aterrador, aunque si de mucho miedo y no sea la mas cariñosa le encanta jugar ya que en verdad tiene una bella personalidad y además le encanta el cereal para el desayuno.. Lo devora con sus filosos dientes , solo dale una oportunidad y podrían convertirse en mejores amigos.

Descubierto por: Salome Fajardo (11 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Tabio – Rio Occidental, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Sombrío

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros sombríos

Enamoradizo bailón

Enamoradizo bailón

Este mostro adorable y cariñoso, es como una especie de cupido afechante. Se esconde por los rincones y arroja suspiros llenos de corazoncitos, besos y mimos. Es muy amigable, claro, pero hay gente que no tiene ganas de enamorarse y sale corriendo en cuanto lo ve de lejos. La peor parte de los efectos del

Matonia Fortis (Fortita)

Matonia Fortis (Fortita)

Esta mostra solitaria suele vivir en lugares públicos, como en lo alto de un tobogán, en la zona de columpios, en las trepadoras... Es muy fuerte y no deja jugar a los demás. No es mala, pero se impone con su sola presencia. Sorprendentemente, tiene una risa muy contagiosa y luminosa, ¡el secreto es saber

Buesfasta

Buesfasta

Este mostro sombrio pero amigable, es un fantasmita bonachón. ¿Será primo lejano de Casper? No puede evitar ser un fantasma, y cuando aparece, los chicos más chiquitos no pueden dormir solos del susto. Le gustan los colores, y por eso, en lugar de sábana de fantasma, usa un mantel con volantes de colores. Descubierto por: Norvey Andrés (8

Capivirus

Capivirus

Este mostro sombrío es sin embargo muy simpático. Se esconde entre las plantas de los canteros y se confunde con las hojas. Le espanta la luz y duerme todo el día, pero lo pierde su curiosidad. Le gusta espiar a los chicos que juegan al escondite y a veces incluso ayudan a alguno que se