Mauricio es un amigo muy azul y demasiado amistoso, es por eso que es uno de los atronadores mas comunes de todos, que no son feroces ni te asustan tampoco.

Pero no todo esta bien con él, ya que le encanta silbar y lo hace con muchísima potencia y volumen, así que es muy divertido jugar y charlar con él, pero cuando le dan ganas de silbar seria mejor que te tapes con almohadas los oídos o podrías quedar aturdido por su gran potencia. Y aunque parezca un pequeño demonio Mauricio tiene un pelaje muy suave y esponjoso, ya que le encanta dormir en lugares cálidos y poco húmedos.

Descubierto por: Karen (10 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Bogòta, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Atronador

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros atronadores

DID

DID

Así como su hermano Mauricio, le encanta ser un atronador y hacer mucho ruido, es por eso que comparte con su hermano la potente voz que tiene, pero a diferencia de su él, a DID le encanta cantar, es mas que un hobby y algo que hace todo el día, pero como era de esperarse,

Atronafechante

Atronafechante

Cuando te cruzas con Atronafechante, podrías creer que es una mostros mas amigables que puedas encontrar con esa gran sonrisa en su rostro y su lindo color rosa, pero no es así! En realidad ella es de las mas feroces y ruidosas de todo el gran libro. Y por si fuera poco, su gran tamaño

Samot

Samot

¡Samot... Samot! Este gigantón atronador, tiene una peculiaridad, no hay canción que no se sepa en la ducha, vive en las esponjas de los baños, y aveces se le encuentra en el aire acondicionado, le encanta comer jabón, tiene dientes grandes y un pésimo sentido del humor, especialmente cuando la espuma se le mete en

Golemitas

Golemitas

Estos mostros abusones, van habitualmente en grupo (como todos los abusones). Hay uno que manda, pero los demás lo siguen sin rechistar. Son malos, malísimos. Son atronadores, pero porque sus rayos de maldad hacen saltar de miedo a cualquiera, o al menos, hacen doler los tímpanos. Lo bueno es que se los ve venir, porque