¡Mostro 5 cabesas! entrañable, cariñoso y agradable apestosin, ¡es un gran amigo en ocasiones cuando se viene el estornudo!, no es por exagerar, pero cuando de monstruos intrépidos se trata, este apestoso azulado es el mejor, aunque puedes llevarte un susto inmediatamente lo conoces, es posible que jamás quieras volver a separarte de él, es el mejor jugando a las escondidas, se mete entre barriles, debajo de mesas y cortinas, aunque por apestoso deja todo mal oliente. Le encanta andar en patineta, patines y todo lo que tenga ruedas, tiene cinco cabezas, dos bocas y un gran corazón, vive entre los arbustos esperando a que le caiga siempre un balón, aunque muchos evitan ponerlo de portero en el fútbol.

Descubierto por: Brayan Alexis Ocampo (4 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Bogotá, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Apestoso

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros apestosos

Romus-Estadorus

Romus-Estadorus

Este mostro es de los más apestosos que han descubierto. Vive en los calcetines sucios y sudorosos, aunque no asusta tanto pues parece más bien un feo mosquito, le gusta jugar y ser amistoso con los niños que están cerca de él. Descubierto por: SARA (8 años) Nivel: mostrólogo junior Ubicación: Bogotá, Colombia FICHA DE

Peronosaurio

Peronosaurio

Si de mostros apestosos se trata, Peronosaurio seria un gran competidor entre los mas olorosos, y aunque parezca inofensivo en verdad es feroz, pero todo esto no es por su aspecto; que aunque sea algo extraño y tenga tres grandes ojos rojos, se debe a su increíble principal habilidad... Escupir un gas toxico de un

Toriente

Toriente

Toriente es un grandote entre los mostros, no muy feroz con sus grandes cuernos pero si muy apestoso.. Pero no por eso deja de ser alguien muy amigable y con quien podrías jugar toda una tarde sin darte cuenta; es por eso que Toriente se encuentre en las cajas de arena de los parques. Le

Lipiropo risas

Lipiropo risas

Este mostro apestoso, no es tan apestoso. Es más bien... desordenado. Vive en los placares llenos de ropa desordenada, y se alimenta de calcetines sin pareja, camisetas descoloridas y chaquetas apolilladas. Se va haciendo grande y más grande con el tiempo, hasta que apenas puede esconderse en los estantes. Entonces, por la noche, necesita abrir

Posted