Mostrodiablosangriento2cabezas es el clon malvado de Mostropon, fue visto por primera vez por un mostrologo que pasaba por el lavaplatos. Este mostro clonado es todo lo contrario a Mostropon, su tipo no es apestoso, es sombrío, vive en la copa de los árboles y le gusta hacer ruido como pato, se alimenta principalmente de las pesadillas. ¡cepillate los dientes antes de ir a dormir!, eso evitara que Mostrodiablosangriento2cabezas aparezca en tus sueños.

Descubierto por: Marlon Stiven Rodriguez (10 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Villavicencio, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Sombrío

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

 Más mostros sombríos

Pancambiaformas

Pancambiaformas

Nunca has pensado en lo terrible que sería levantarte en la mañana, sentarte a comer un delicioso desayuno y de repente tu comida se moviera o te gruñera? Pues esto podría volverse realidad con este mostro!! Como su nombre lo indica Pancambiaformas hace exactamente eso, cambiar su cuerpo entre varios objetos y comidas, es algo

Acuatinter

Acuatinter

Este mostro sombrío vive justo en la rompiente de las olas del mar. Alli donde la ola parece pequeña, pero te revuelca sin piedad si vas muy atento. Este mostro da bastante miedo, parece un tiburón, una piraña, un pez abisal... todas cosas bastante chungas. Descubierto por: Santiago García (9 años) Nivel: mostrólogo junior Ubicación: Guadalajara

Posted
Vaquerotropudos

Vaquerotropudos

Cuidado con ese queso rancio que quedó en la nevera y que luego lanzaste a la basura, pues un sombrío apestoso ronda por tu cocina, pequeño noctámbulo, le encanta rebuscarse la vida, o la comida mejor dicho, come casi de todo, aunque le encanta la  rúcula y el  parmesano. Tiene manchas negras por todo el

Sombrert

Sombrert

De Sombrert , un mostro loco y tosco muy poco se sabe, la oscuridad que alberga es de un mostro que sale, ya sea en las noches de cualquier valle o llanura. Sombrert es un mostro de altura… Pocos lo han visto pero de él mucho se sabe, ¡¡¡sobre todo los niños que no hacen