Ojaube es un travieso, casi invisible al parecer, excepto por los truenos que lanza al recorrer el cielo, le encanta asustar a los chicos que se suben a sus camas, o aquellos pequeños traviesos que en las tormentas se acurrucan con sus padres, si alguna vez vas por la calle y llueve sólo sobre tu cabeza, ¡Ojaube! Pequeño monstruo sombrío hará una travesura, por eso en invierno es mejor andar preparados, impermeables y paraguas son importantes, en especial camino al colegio y por las noches, justo antes de dormir, un trueno aterrador te dirá que está más cerca de lo que crees.

Descubierto por: Daniel (8 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Bogotá, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Sombríos

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

 Más mostros sombríos

Buesfasta

Buesfasta

Este mostro sombrio pero amigable, es un fantasmita bonachón. ¿Será primo lejano de Casper? No puede evitar ser un fantasma, y cuando aparece, los chicos más chiquitos no pueden dormir solos del susto. Le gustan los colores, y por eso, en lugar de sábana de fantasma, usa un mantel con volantes de colores. Descubierto por: Norvey Andrés (8

Posted
Mostro de Antenas

Mostro de Antenas

Mostro de Antenas es un tipo sombrío de los mas escalofriantes que puede haber, con sus brillantes ojos rojos y con un amenazante tamaño, es el tipo de grandullón que no quieras encontrarte en las noches, y lo peor de todo esto es que le encanta vivir en los áticos de las casas... Pero sino

Macfelcus

Macfelcus

Macfelcus es una mostro muy especial, ya que parece una inofensiva niña pero en realidad es muy terrorífica porque con sus grandes coletas de te puede enredar y asfixiar. Así que anda con cuidado porque a veces no mide muy bien su fuerza de esos múltiples brazos que tiene. Pero no creas que ella es

Bombillo del dia y noche

Bombillo del dia y noche

Si has visto una película de terror y las luces comienzan a titilar, Bombillo del día y noche está sobre tu cabeza, visible por lo regular, sin embargo, cuando quiere asustar a la gente parpadea como ninguno, le encanta hacerlo en los pasillos largos, en esos en los que los más asustadizos corren por sus