Ojaube es un travieso, casi invisible al parecer, excepto por los truenos que lanza al recorrer el cielo, le encanta asustar a los chicos que se suben a sus camas, o aquellos pequeños traviesos que en las tormentas se acurrucan con sus padres, si alguna vez vas por la calle y llueve sólo sobre tu cabeza, ¡Ojaube! Pequeño monstruo sombrío hará una travesura, por eso en invierno es mejor andar preparados, impermeables y paraguas son importantes, en especial camino al colegio y por las noches, justo antes de dormir, un trueno aterrador te dirá que está más cerca de lo que crees.

Descubierto por: Daniel (8 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Bogotá, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Sombríos

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

 Más mostros sombríos

Comegats

Comegats

¡Comegats! Si de un susto quieres librarte, mejor aléjate de este loco entrometido y sombrío, nació de una pesadilla y jamás se ha visto dormir, es muy grande y le gusta jugar con sombras en las paredes, es un experto en ello, tiene un ronquido extraño, aunque a veces se cree que son alergias, o

Acuatinter

Acuatinter

Este mostro sombrío vive justo en la rompiente de las olas del mar. Alli donde la ola parece pequeña, pero te revuelca sin piedad si vas muy atento. Este mostro da bastante miedo, parece un tiburón, una piraña, un pez abisal... todas cosas bastante chungas. Descubierto por: Santiago García (9 años) Nivel: mostrólogo junior Ubicación: Guadalajara

Posted
Enamoradizo bailón

Enamoradizo bailón

Este mostro adorable y cariñoso, es como una especie de cupido afechante. Se esconde por los rincones y arroja suspiros llenos de corazoncitos, besos y mimos. Es muy amigable, claro, pero hay gente que no tiene ganas de enamorarse y sale corriendo en cuanto lo ve de lejos. La peor parte de los efectos del

Posted
Tauromauto

Tauromauto

Un mostro de gran tamaño y que no es nada amigable, no sabemos bien el porque es tan gruñón, pero es un espectro que tiene dientes muy afilados y pinchos en la espalda, por que lo hace alguien demasiado temible y feroz. Por lo menos con el tenemos la certeza de que no huele nada