Pocos han sido los valientes que han visto de cerca a Pinchos Boladores, su tamaño descomunal no se compara con su ferocidad, zumba por los aires y emite un sonido para espantar a los curiosos que llegan o están cerca a su guarida, tiene escamas de dragón, de sus manos sobresalen afiladas puntas para escalar montañas… en especial las más altas, donde hace su guarida, lejos de los curiosos, le encanta la miel y sólo para buscarla sale.

Descubierto por: Matías (7 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Bogotá, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Sombrío

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros sombríos

Tauromauto

Tauromauto

Un mostro de gran tamaño y que no es nada amigable, no sabemos bien el porque es tan gruñón, pero es un espectro que tiene dientes muy afilados y pinchos en la espalda, por que lo hace alguien demasiado temible y feroz. Por lo menos con el tenemos la certeza de que no huele nada

Escurridisus transparenticus terrorificus

Escurridisus transparenticus terrorificus

Este mostro sombrío es muy ágil y feroz! podría atraparte en un segundo si te descuidas de el, pero porque deberías temerle tanto a Escurridisus transparenticus terrorificus? Sencillo, porque a este mostro le encanta poseer a los mostròlogos mas inexpertos para así hacer las travesuras que el quiera, ya que no posee un cuerpo real, necesita

Matonia Fortis (Fortita)

Matonia Fortis (Fortita)

Esta mostra solitaria suele vivir en lugares públicos, como en lo alto de un tobogán, en la zona de columpios, en las trepadoras... Es muy fuerte y no deja jugar a los demás. No es mala, pero se impone con su sola presencia. Sorprendentemente, tiene una risa muy contagiosa y luminosa, ¡el secreto es saber

Posted
Remolin

Remolin

¡¡Si hay algo que asuste más a tu madre es una media sucia y maloliente!! Remolin es un sombrío amigable y bromista personaje. Es el especialista en bromas, le encanta meterse a la lavadora junto con las medias apestosas, aunque luego vuelva al cesto de la ropa sucia.Tiene una sonrisa extraña, y unos remolinos diminutos