En el momento que un mostro se transforma en un gran ruidoso taladro, es cuando sabemos que todo puede salir mal, y esto es porque Talardo es un feroz atronador con una habilidad especial, y ese es su gran taladro el cual puede activar y cambiar la potencia para aumentar el ruido que hace.

Talardo es muy feliz excavando grandes hoyos en roca ya que puede usar su taladro por largo tiempo, y es por esto que en grandes construcciones se adapta muy bien… y a los demás les encanta que este ahí ayudando, pero si el tiene ganas de taladrar es mejor que no lo interrumpas! porque su gran ferocidad y asustancia las muestra con honor cuando se molesta.

Descubierto por: Duvan (7 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Armenia, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Atronador

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros atronadores

Horrorisius

Horrorisius

Este mostro es un poco impredecible, no te asustes por sus grandes ojos amarillos o su lengua ya que es bastante gruñón pero depende de que quien se trate, ya que con la mayoría de personas y amigos es muy amable. Se cree que el hecho de su alta ferocidad es porque algunos se burlen

Talardo

Talardo

En el momento que un mostro se transforma en un gran ruidoso taladro, es cuando sabemos que todo puede salir mal, y esto es porque Talardo es un feroz atronador con una habilidad especial, y ese es su gran taladro el cual puede activar y cambiar la potencia para aumentar el ruido que hace. Talardo

Bolus Gritanus

Bolus Gritanus

Este mostro es gritón y escandaloso. Puedes confundirlo con una pelota, y de hecho, es su juego favorito. Grita todo el tiempo. Grita ¡GOOOOL! o ¡FALTA! en cualquier circunstancia... y a veces grita palabrotas, que es lo peor. Bueno, no. Lo peor es cuando rompe un cristal o le da un golpe a algún desprevenido. ¿Lo

Tentacolorus

Tentacolorus

Este enorme mostro colorido vive en el fondo de los armarios. Se cubre de la ropa desordenada de los estantes y los cajones y se alimenta de calcetines, pañuelos y camisetas gastadas. Crece y crece sin límite, hasta que mamá lo descubre o hasta que se cae del armario al abrir la puerta, de puro