Toche tiene bajo su tronco largo y felpudo, una cabeza gigante como un muñeco de lana, en vez de orejas tiene un dedito de cada lado, unos dientes disparejos y un ojo malcriado, una ceja crespa y un aliento  bastante pesado, le gusta esconderse entre la ropa, adora los abrigos largos y pesados, y cuando nadie lo ve, se come las bufandas aunque en ocasiones termina atorado. Toche es amigable, aunque muchos le temen, ¡tal vez sea por sus ronquidos cuando la siesta duerme!.

Descubierto por: Danna Castro (5 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Cali, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Apestosos

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros apestosos

Raminacos

Raminacos

Raminacos, este apestoso cabeza de calabaza es un gracioso compañero, con sus lentos movimientos sacude su pequeña falda, cuando hace esto apesta todo a su alrededor, curiosamente lo hace cuando está asustado, jamás se pensaría que un mostro se asusta pero este pequeño es así, puede aparecer por ahí si eres muy desordenado. Descubierto por:

Mixtrurus Mactrurus

Mixtrurus Mactrurus

Este mostro apestoso le hace un gran honor a su clasificación! Ya que aparte de ser muy grande, desprende de su cuerpo unas esporas muy olorosas y apestosas! La mayoría de los mostrólogos prefieren mantener una gran distancia ya que aparte de ser uno de los mas apestosos y grandes del GRAN LIBRO... En verdad

Posted
Mostro 5 cabesas

Mostro 5 cabesas

¡Mostro 5 cabesas! entrañable, cariñoso y agradable apestosin, ¡es un gran amigo en ocasiones cuando se viene el estornudo!, no es por exagerar, pero cuando de monstruos intrépidos se trata, este apestoso azulado es el mejor, aunque puedes llevarte un susto inmediatamente lo conoces, es posible que jamás quieras volver a separarte de él, es

Lipiropo risas

Lipiropo risas

Este mostro apestoso, no es tan apestoso. Es más bien... desordenado. Vive en los placares llenos de ropa desordenada, y se alimenta de calcetines sin pareja, camisetas descoloridas y chaquetas apolilladas. Se va haciendo grande y más grande con el tiempo, hasta que apenas puede esconderse en los estantes. Entonces, por la noche, necesita abrir

Posted