Topmodelistacia es una de las mostros mas fashionistas y mas aterradores que puedes ver. Siempre esta vistiendo a la moda y con su gran sonrisa y su único ojo, es alguien que no olvidas con facilidad; pero además de esto le encantan los sombreros y trajes muy coloridos.

Pero por algún motivo, a este mostro le encanta caminar de una manera muy peculiar y es el hecho de desfilar por todo lugar, y creer que miles de macaras la enfocan para tomarle muchas fotografías y por eso la veras por las calles mas famosas de la cuidad en altas horas de la noche.

Descubierto por: Emi (12 años)

Nivel: mostróloga junior
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Escurridizo

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros escurridizos

Amigus

Amigus

Este mostro es muy curioso, porque es suuuuuper amigable y cariñoso, pero como es suuuuuuper tímido, parece que que no existe. Se hace amigo de un niño o niña, casi sin querer, haciendo de cuenta de que no es un mostro, pero cuando quieren invitarlo a jugar con sus otros amigos, dice que viene, pero nunca

Comeloun rosquillas

Comeloun rosquillas

Este tan delgado mostro es un glotón, aunque no parece es muy juguetón, brinca y salta como un pimpón y siempre desaparece al salir el sol. Pocos niños lo han visto, pero si pasteles y postres dejas por ahí, él llegara a donde esten y los devorara quedando muy panzón. Descubierto por: Karen (11 años)

Fuguis

Fuguis

Este feroz escurridizo escupe fuego, no se deja ver de casi nadie, es difícil de encontrar y vive en tierras áridas por lo regular, a Fugis hay algo que le encanta más que cualquier otra cosa, derretir helados en las manos de los niños, la mantequilla y la miel sobre panqueques, aunque después se arrepienta

Gayinaré

Gayinaré

Este mostro escurridizo y tímido parece una cruza de gallina y yacaré. Vive debajo de la camas, como algunos Ecrinos. Le espanta la luz y duerme todo el día, pero lo pierde su curiosidad. Se alimenta de calcetines olvidados y suele masticar las zapatillas de andar por casa. Puedes ni enterarte que vive allí, a