Cuidado con ese queso rancio que quedó en la nevera y que luego lanzaste a la basura, pues un sombrío apestoso ronda por tu cocina, pequeño noctámbulo, le encanta rebuscarse la vida, o la comida mejor dicho, come casi de todo, aunque le encanta la  rúcula y el  parmesano. Tiene manchas negras por todo el cuerpo, tan pequeño como un ratoncito, en muchos casos los han confundido, lo que hace que su enojo se manifieste, le encanta asustar a los niños que trasnochan, haciendo ruidos raros desde la oscuridad, pero realmente no lo hace por malo, es que mastica tanto su comida que parece enojado todo el tiempo.

Descubierto por: Brayan (7 años)

Nivel: mostrólogo junior
Ubicación: Tunja, Colombia

FICHA DE MOSTRO
Tipo: Sombrío

ferocidad:
asustancia:
apestosidad:
visibilidad:
tamaño:
amistosidad:

Más mostros sombríos

Oscoro

Oscoro

Oscoro es un feroz mostro que vive en los cajones de la ropa. En las mañanas, cuando los niños se preparan para ir al colegio, Oscoro desayuna sus calcetines y aunque es muy raro le gustan los delfines, es un mostro amistoso pues aún no es muy viejo. Descubierto por: Dahyana Marulanda (11 años) Nivel:

Palaslocas

Palaslocas

Si te gusta jugar en la arena, Palaslocas es el mejor para ello, este amistoso palatudo es un tremendo excavador, vive debajo de las piedras, junto con los cangrejos. Sombrío y solitario, sólo sale en vacaciones, cuando el agua llega hasta arriba de la playa y los huecos no se hacen esperar, es un especialista

Cementerio2cabezasdelapida

Cementerio2cabezasdelapida

Algo que caracteriza a los mostros de tipo sombrío es su aspecto aterrador y muy feroz y creemos que Cementerio2cabezasdelapida podría ser el mas grande, feroz y poco amistosos de todo el Gran libro. Y toda su apariencia se complementa con una aterradora habilidad especial y única que tiene, y es que cuando lo miras directamente

Tauromauto

Tauromauto

Un mostro de gran tamaño y que no es nada amigable, no sabemos bien el porque es tan gruñón, pero es un espectro que tiene dientes muy afilados y pinchos en la espalda, por que lo hace alguien demasiado temible y feroz. Por lo menos con el tenemos la certeza de que no huele nada